Año: 2022

Informe Trimestral de Mercados

UNO DE LOS PEORES TRIMESTRES PARA LOS MERCADOS FINANCIEROS


01. La renta fija en el primer semestre ha tenido el peor comportamiento de su historia y el S&P el peor desde 1970.


02. Únicamente el dólar y las energéticas han aportado rentabilidades positivas en el año.


03. En los niveles actuales no es aconsejable realizar grandes cambios en las carteras de inversión ya que podría llevarnos a consolidar pérdidas, difíciles de recuperar en un futuro próximo.


Como exponíamos en el informe del primer trimestre, el panorama geopolítico, lejos de solucionarse, se ha complicado, provocando el peor escenario para los mercados financieros. La renta fija en el primer semestre ha tenido el peor comportamiento de su historia y el S&P el peor desde 1970. El estancamiento del conflicto entre Rusia y Ucrania ha provocado un continuo incremento en los precios de las materias primas y, como consecuencia, una inflación cada vez más elevada. Ante este escenario, las políticas de los bancos centrales se han vuelto más agresivas de lo esperado, sobre todo la de la FED, con continúas subidas de tipos, llegando a subir un 0,75% en la última reunión, dejando los tipos de interés en el rango 1,75-2% y con una estimación de tipos para finales de año superior al 3%.

Estas elevadas expectativas de subidas de tipos han provocado fuertes caídas en los mercados financieros, tanto en renta variable como en renta fija, en el primer caso debido a la bajada de valoraciones y un decremento de la liquidez, y en el segundo, por los fuertes incrementos en las yields de los bonos, provocando fuertes caídas de precios en los mismos.
Durante el año, no ha habido refugio en los mercados financieros, a pesar de la diversificación de las carteras de inversión, ya que únicamente el dólar y las energéticas han aportado rentabilidades positivas en el año, incluso el oro no ha actuado como refugio y se deja un 1,20% en el año.
En este punto nos surgen dos preguntas principales, por un lado, si las economías desarrolladas entraran en recesión, y, por el otro, cuando tocaran suelo los mercados financieros. Obviamente son dos preguntas muy difíciles de contestar con rotundidad, pero os dejamos varios argumentos sobre una y otra.

Entendemos que el principal problema es una inflación descontrolada, gran parte de ella provocada por una limitación en la oferta y no tanto por un exceso de demanda. En este caso, si los bancos centrales continúan con una política muy agresiva de subidas, estrangularían la demanda, por lo que existirían grandes posibilidades de que las economías, sobre todo la europea, entraran en recesión. Ante ello, entendemos que los bancos centrales durante el segundo semestre tenderán a ir reduciendo las expectativas de subidas de tipos y tratarán que el aterrizaje de las economías sea más suave de lo que actualmente están descontando los mercados.
Ante este escenario, los mercados de valores podrían descontar algo más en las valoraciones, en este punto también dependerán los “guidance” presentados por las compañías en la presentación de resultados del segundo trimestre, que entendemos serán flojos. La mayoría de las analistas sitúan niveles entre el 3.300-3.400 en el S&P para empezar a tomar posiciones de nuevo.
En un escenario peor, es decir, con mayores subidas de tipos que provocarían una entrada en recesión, entendemos que sería técnica y no estructural, ya que por el momento no se vislumbran desequilibrios importantes en las economías. En este escenario los mercados podrían caer un 10-15% adicional, y entraría en juego el factor psicológico, por lo que hasta que no existiera un cambio importante de tendencia podríamos experimentar periodos de elevada incertidumbre.

Como venimos anticipando, los escenarios para el segundo semestre del año son inciertos y con elevada volatilidad, donde la única noticia que podría cambiar por completo los escenarios sería una desescalada en las tensiones geopolíticas y en concreto en la guerra entre Rusia y Ucrania, que por el momento no se vislumbran. En el mejor de los casos, un control de la inflación y unas políticas monetarias menos agresivas por parte de los bancos centrales podrían ofrecer oportunidades de rebote, tanto en las bolsas como en la renta fija, la cual esperamos tenga un mejor comportamiento en este segundo semestre y actué como diversificador dentro de las carteras de inversión.
Ante ello, entendemos que en los niveles actuales no es aconsejable realizar grandes cambios en las carteras de inversión ya que podría llevarnos a consolidar pérdidas, difíciles de recuperar en un futuro próximo. Estaremos atentos ante posibles cambios importantes en los escenarios planteados que nos pudieran provocar mayores pérdidas o fuertes recuperaciones en los próximos meses.

Continue reading “Informe Trimestral de Mercados”

Informe Trimestral de Mercados

UN INCIO DE 2022 MARCADO POR LA GUERRA EN UCRANIA


01. La invasión de Rusia a Ucrania era uno de los eventos geopolíticos de riesgo que afrontábamos este año, así lo mencionábamos en nuestro último informe trimestral.


02. Vimos una rápida y coordinada actuación por parte de occidente a nuestro parecer acertada.


03. No somos partidarios por ahora de incrementar las posiciones de riesgo en las carteras de inversión. Aunque sí, realizar diferentes ajustes tácticos.


Iniciábamos el año 2022 con mucha esperanza de llegar al ansiado fin de la pandemia. Se estimaba un año de una fuerte recuperación económica, con unas altas previsiones de crecimiento en la mayoría de las regiones y continentes, pero eso sí, afrontando un cambio en la política monetaria aplicada por la mayoría de los bancos centrales, subiendo los tipos de interés, reduciendo la liquidez a los mercados financieros y eliminando los estímulos de apoyo a la economía fijados durante la pandemia.

Con este escenario, se estimaban unos buenos resultados empresariales, así como, una mayor apuesta por los activos de riesgo en las carteras de inversión apoyada por un crecimiento económico por encima de tendencia, y en contra, una menor inversión en activos conservadores, en su mayoría de renta fija, los cuales podían continuar sufriendo en un entorno de tipos de interés muy bajos y con un escenario de subidas de tipos.

A nuestro parecer, este sigue siendo el escario central, aunque obviamente tras los acontecimientos del pasado 24 de febrero se ha visto modificado negativamente.

La invasión de Rusia a Ucrania es uno de los eventos geopolíticos de riesgo que afrontamos este año, así lo mencionábamos en nuestro último informe trimestral. A pesar de ello, no pensábamos que se materializase de la forma en que lo ha hecho, desencadenando una guerra en Europa no vista desde la segunda guerra mundial. Ante ello, vimos una rápida y coordinada actuación por parte de occidente, a nuestro parecer acertada, como fue la aplicación rápida de diferentes sanciones económicas a Rusia y la no inclusión de la OTAN en el conflicto, lo que hubiera podido provocar una expansión del conflicto a nuevas regiones de actuación.

A partir de ahí, continúan los ataques bélicos de Rusia, muy bien contrarrestados por el espíritu patriótico del pueblo ucraniano y un estancamiento en las negociaciones, sin desenlaces claros a fecha de hoy. A pesar de la tristeza del conflicto, la principal afectación ha sido el incremento del precio de las materias primas, sobre todo del gas y petróleo, del cual Rusia es el principal exportador a la Unión Europea, generando una alta inflación en occidente y una disminución del crecimiento estimado, tanto para Europa como, en menor medida, para los Estados Unidos.

A partir de ahora se pueden dar muchos de escenarios, pero citaríamos dos como principales; el primero sería una solución política relativamente rápida del conflicto, donde el presidente ucraniano el Sr. Zelenski aceptara gran parte de las propuestas del Kremlin, llegando a firmar la paz. Este sería el mejor escenario para los activos de riesgo, ya que provocaría subidas en las bolsas, reduciría el precio de las materias primas e inflación, tendría un menor impacto en el crecimiento económico y, a su vez, podría propiciar la actuación acorde de subidas de tipos por parte de los bancos centrales, sobre todo de la FED.

El segundo, sería un estancamiento total del conflicto con un incremento de los ataques y armamento utilizado, donde Ucrania se siente fuerte en la defensa y no acepta las proposiciones del Kremlin para llegar a un acuerdo, donde nadie quiere ser el perdedor. Por parte de occidente, se continuarían aplicando nuevas sanciones a Rusia y estas serían contestadas por el Sr. Putin. Esto provocaría que el precio de las materias primas continuara siendo muy elevado, así como el de la inflación, provocando parones en las cadenas de producción y reduciendo los márgenes de las compañías, afectando considerablemente al crecimiento económico y aumentando el riesgo de estanflación.

Por el momento, los mensajes sobre una solución al conflicto son contradictorios y la visibilidad aún es muy reducida, por lo que no somos partidarios de incrementar las posiciones de riesgo en las carteras de inversión, aunque sí realizar diferentes ajustes tácticos para intentar paliar los efectos negativos del conflicto y adaptarnos al nuevo escenario económico.

Continuaremos siguiendo muy de cerca los acontecimientos en un año de elevadas incertidumbres.

Desde Gestcap damos todo nuestro apoyo a las familias y al pueblo ucraniano.

Continue reading “Informe Trimestral de Mercados”

Informe Trimestral de Mercados

2021, AÑO DE GRANDES SUBIDAS EN LAS BOLSAS OCCIDENTALES


01. Revalorizaciones de doble dígito en la mayoría de los índices occidentales, la nota negativa ha estado la bolsa China.


02. Ómicron, supone un mayor contagio, pero una menor incidencia en personas con la pauta de vacunación completa.


03. Un 2022 donde la renta variable y los activos de riesgo siguen siendo la mayor apuesta.


Cerramos el 2021, con revalorizaciones de doble dígito en la mayoría de los índices occidentales, la nota negativa ha estado la bolsa China, que no ha podido hacer frentes a los graves problemas inmobiliarios, las nuevas regulaciones impuestas por el gobierno a las grandes tecnológicas y un crecimiento del PIB inferior a la media histórica previo a la pandemia. Tampoco se ha librado de las caídas la renta fija, que tras muchos años de rentabilidades positivas este año no ha podido hacer frente al repunte de los tipos, así como el aumento de la inflación.

Otra de las notas negativas del año, ha continuado siendo la pandemia, que lejos de acabarse, hemos terminado el año con una nueva oleado de casos y con una gran afectación, sobre todo en Europa, provocando nuevos confinamientos en Austria y Países Bajos. A pesar de la mayor transmisión de la nueva variante Ómicron, se está cumpliendo que el grado de hospitalización es menor en las personas con la pauta de vacunación completa, lo que reafirma la importancia de continuar apostando por la ciencia y seguir con el calendario de vacunación previsto en las diferentes economías.

Iniciamos el 2022, con un cambio en el escenario macroeconómico importante, donde tras años de inyecciones insólitas de liquidez, la mayoría de los bancos centrales tratarán de volver a la normalidad económica, retirando las ayudas aportadas para superar la pandemia, por lo que, como en años anteriores, las actuaciones de los principales bancos centrales serán de capital importancia para el desarrollo anual. Esperemos que las nuevas variantes del virus no supongan nuevos confinamientos masivos de países o colapsos sanitarios, y que las economías puedan seguir creciendo a los niveles de PIB esperados, sobre todo en Europa y USA, donde estos, son mayores a los previos a la pandemia.

Por otro lado, seguimos con la inflación más alta de las últimas décadas, marcada por el aumento en el precio de las materias primas y las dificultades logísticas en las cadenas de producción, las cuales estamos viendo mejorar en las últimas semanas. La previsión es que seguiremos con inflaciones superiores a la media en la mayoría de las regiones, pero estas caerán considerablemente a partir de la segunda mitad del año. 

Con todo ello, esperamos un 2022 donde la renta variable y los activos de riesgo siguen siendo la mayor apuesta, aunque con la mayoría de los índices cerca de máximos históricos, los potenciales y las estimaciones de rentabilidad son más modestas que en estos últimos años. Estas rentabilidades no se esperan absentas de volatilidad, con varios frentes geopolíticos abiertos (Rusia/Ucrania y China/Taiwán) que pueden aumentar y añadir incertidumbres durante el año, a pesar de ello, ninguna estrategia de inversión puede estar condicionada a eventos impredecibles. Creemos que los resultados empresariales continuaran siendo buenos, vinculados a un alto nivel de consumo derivado de los ahorros acumulados durante la pandemia.

La falta de oportunidades en los mercados de renta fija hace de primordial importancia la selección de los activos que protejan a la cartera, asumiendo un riesgo controlado, ya que actualmente siguen ofreciendo tipos reales negativos. Así como, la asimetría en las diferentes regiones hace que mantengamos unos niveles de diversificación elevados en diferentes clases de activos, regiones y estilos de inversión.

Continue reading “Informe Trimestral de Mercados”